Blackstone se queda con las hipotecas tóxicas de Catalunya Banc.

imagesCACX27UXBlackstone, el mayor fondo de capital riesgo del mundo, se ha erigido este miércoles como el ganador de la concurrida pugna por la cartera de 6.375 millones de euros en hipotecas tóxicas de Catalunya Banc que el FROB decidió desgajar antes de iniciar mañana el proceso de venta de la entidad nacionalizada.

La operación, por la que se habían mostrado interesados algunos de los mayores fondos y bancos de inversión del plantea, se cierra con un descuento en precio cercano al 50% y ayudas públicas por valor de unos 1.500 millones con los que el FROB cubrirá posibles pérdidas futuras, señalan fuentes financieras.

A esta cifra se suman a los 1.500 millones en provisiones ya realizadas por Catalunya Banc. Teniendo todo en cuenta, está previsto que Blackstone desembolse unos 3.500 millones por estas hipotecas tóxicas.

La cartera será gestionada por Anticipa Real Estate, el nuevo nombre que recibe CX Inmobiliaria, la plataforma de gestión de activos de Catalunya Banc que Blackstone y Magic Real Estate adquirieron en abril. La adjudicación, eso sí, se concede finalmente a Blackstone en solitario pese a que en las últimas pujas había acudido con un socio, Texan Pacific Group (TPG), el fondo que compró la inmobiliaria de CaixaBank, y que en el último momento se ha desligado de la operación.

De esta forma, Blackstone se impuso en la ronda final a su otro gran competidor, el consorcio liderado por Oaktree en el que también participaban Pimco, Deutsche Bank, Marathon y Finsolutia. Aunque en la recta final el pulso por las hipotecas de Catalunya Banc había quedado entre este grupo y Blackstone, durante las pujas anteriores habían presentado ofertas también una alianza formada por Cerberus y Goldman Sachs; un consorcio que unía a Apollo, Centerbridge y Lone Star; o el dueto conformado por el multimillonario George Soros y el fondo Värde Partners.

Durante el proceso de subasta, el FROB aceptó crear un marco de apoyo público para incentivar la venta. Una vez adjudicada la cartera, este compromiso se traducirá en la creación de un fondo de titulización de activos, respaldado por las hipotecas de la firma catalana, que estará participado por Blackstone, de un lado, y el Estado, de otro.

En concreto, el fondo de titulización emitirá deuda en dos tramos, uno senior y otro junior, que serán adquiridos por el fondo y el FROB, respectivamente. La deuda senior llevará aparejada una rentabilidad para los inversores y el FROB asumiría las pérdidas o compartiría los posibles beneficios. El organismo prevé dar hoy más detalles del sistema.

Aunque la infraestructura de CX Inmobiliaria permitirá a Blackstone realizar servicios de recobro en aquellas hipotecas que considere viables, la adquisición del paquete supone una oportunidad para acceder con un fuerte descuento a los cerca de 40.000 inmuebles que figuran como garantía colateral de los créditos.

Los fondos de capital riesgo como Blackstone aprueban a menudo acuerdos de dación en pago con los inquilinos, que cancelan la deuda pendiente a cambio de entregar las llaves de la vivienda, para agilizar el acceso y la comercialización de estos pisos. El FROB, además, avanzó que Blackstone deberá cumplir el código de buenas prácticas hipotecarias que asumió la banca.

La venta de las hipotecas problemáticas de Catalunya Banc era un pilar clave en la estrategia diseñada por el FROB para cerrar con éxito el tercer intento de subasta de la entidad nacionalizada, que arranca este viernes.

El organismo había intentado también vender previamente la red de oficinas que la entidad conserva fuera de Cataluña, por la que mostraron interés Popular y EVO Banco, pero su petición de apoyos públicos dio al traste con la operación.

Finalmente, el FROB recibirá el viernes las ofertas vinculantes por la propia entidad, por la que se han mostrado interesados CaixaBank, Santander, BBVA y Société Générale. La adjudicación será automática si uno de los postores presenta una puja que doble a la siguiente y la supere en 200 millones.

Fuenta: “Cinco días”